martes, 31 de mayo de 2016

Una experiencia comercial en el espacio

UNA EXPERIENCIA COMERCIAL EN EL ESPACIO

Por Pablo Alvarez, ArgentinaEnElEspacio

Satellogic acaba de poner en órbita sus primeros satélites comerciales dentro de un ambicioso proyecto que busca integrar una red satelital de bajo costo con capacidad de poder “mirar” en cualquier punto del planeta, casi en tiempo real.

Personal de Satellogic junto a los satélites ÑUSAT. Foto: Satellogic.

ÑUSAT-1 y ÑUSAT-2 (también conocidos por los apodos de Batata y Fresco), ya se encuentran orbitando la Tierra y son los primeros satélites comerciales de la compañía: el puntapié inicial en la conformación de la constelación Aleph-1 que estará constituida por 25 satélites. Los planes de la empresa contemplan incrementar la cantidad de satélites a un número muy superior, de manera de poder cubrir la totalidad del planeta casi en tiempo real.

Satélites con acento rioplatense

Satellogic cuenta con una planta de alrededor de 65 empleados en la ciudad de Buenos Aires, donde se llevan a cabo tareas de investigación y desarrollo. Cuenta asimismo con un pequeño grupo de desarrollo localizado en Israel, y es en Uruguay donde se lleva a cabo la integración de los satélites: de allí que las naves son de bandera uruguaya.

Con la finalidad de poder monitorear cultivos, el estado de oleoductos, el crecimiento urbano, o la observación en zonas de emergencia o catástrofe, los ÑUSAT, con solo 37 kg de peso, cuentan con cámaras de observación en el rango de luz visible, infrarrojo, y térmico, con capacidad de obtener imágenes de alta resolución.

Continuando con un proyecto iniciado en 2014 con el satélite Bugsat-1, los ÑUSAT transportan también bancos de memorias resistivas MeMoSat. Estas memorias desarrolladas por el grupo LaboSat, conformado por científicos de CNEA, UNSAM, CONICET e INTI,  fueron colocadas a bordo de los satélites para continuar evaluando su funcionamiento en el hostil entorno espacial.

Memorias resistivas MeMoSat. Foto: INTI.

Otra novedad respecto a los ÑUSAT es que llevan a bordo un transpondedor desarrollado por AMSAT Argentina, que tiene como objetivo probar su funcionamiento en el espacio para implementarlo en el futuro satélite LUSEX, en cuyo desarrollo trabaja actualmente la comunidad local de radioaficionados.

Transponder para bus ÑUSAT. Foto: AMSAT Argentina.

Para poder reposicionarse adecuadamente en la órbita deseada, los ÑUSAT cuentan con un sistema de propulsión eléctrica: un resistojet de diseño propio. Así, los satélites pueden acercarse o alejarse entre sí para obtener el tiempo de revisita deseado.

Satellogic cuenta asimismo en el país con dos estaciones de comunicaciones para la operación de los satélites, y tiene convenios signados con estaciones de otros países que le permiten tener un completo control de su red satelital.

En lo que resta de 2016 la empresa tiene planeado realizar nuevos lanzamientos desde China y Rusia para continuar nutriendo de satélites la constelación Aleph-1. La escasa disponibilidad y alta demanda que presenta en la actualidad el mercado de lanzadores para cargas de pequeño porte pareciera  ser el principal escollo que deberá afrontar Satellogic a la hora de conformar su red satelital de cobertura global en tiempo real, ya que en lo referente a los desafíos de orden tecnológico ha demostrado sobradas capacidades para innovar con soluciones disruptivas de bajo costo, allí, precisamente en la tradicionalmente costosa industria espacial.

1 comentario :

  1. Todo indica que esta empresa Satellogic esta haciendo las cosas bien. Les deseo un gran éxito en su emprendimiento.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.