lunes, 17 de agosto de 2015

Diseño y fabricación de satélites GEO

Sigue a continuación una breve nota publicada en el portal satelitesarsat.com.ar, destacando algunos aspectos interesantes del proceso de diseño y fabricación de los satélites ARSAT.

DISEÑO Y FABRICACIÓN

Al igual que el ARSAT-1, el ARSAT-2 fue especificado por ARSAT y fabricado en San Carlos de Bariloche por INVAP. Sólo hay 8 países que fabrican satélites geoestacionarios de telecomunicaciones en el mundo, a los que se sumó la Argentina desde 2014 con el ARSAT-1: Estados Unidos, Rusia, China, Alemania, Francia, Japón, India e Israel. 


La inversión del Estado nacional en estos satélites concreta la decisión estratégica de crear ARSAT para defender las posiciones orbitales asignadas a la Argentina y ocuparlas con satélites diseñados y fabricados en el país.

Ambos satélites tienen tamaños parecidos y usan los mismos materiales estructurales. El cuerpo del satélite tiene aproximadamente 1,8 x 2 x 2,9 metros (sin los paneles solares ni las antenas). Con los paneles desplegados, cada satélite mide 16,42 metros entre sus extremos. La única diferencia dimensional es el mayor número de antenas del ARSAT-2: tiene 3, mientras que el ARSAT-1 tiene una antena.

El principal material que se utiliza para los satélites ARSAT es honeycomb o “panal de abejas”, una estructura de multicapa, similar a un sándwich, en el cual dos “tapas” de resina epóxica reforzada con fibra de carbono encierran un relleno de hexágonos transversales de aluminio, idénticos en forma a los que construyen las abejas. Este material combina ligereza (baja masa) con enorme rigidez (resistencia a la deformación). Da el mejor desempeño estructural frente a cargas, vibraciones, tracciones, torsiones y tensiones durante la puesta en órbita. Además, una vez que el satélite está en la órbita geoestacionaria, brinda la protección y el blindaje necesario a los equipos que lo integran para afrontar las condiciones ambientales extremas del espacio libre (ente ellas, las altas radiaciones y variaciones térmicas abruptas durante toda la vida útil.

Como la estructura honeycomb no es suficiente para mantener la temperatura interna de operación de los equipos, los satélites cuentan con sistemas activos de transporte de calor: un conjunto de radiadores, calentadores y heat pipes, todos controlados por computadora.

Cada satélite tiene 17 motores en total. El de mayor empuje es el “de apogeo”, que ejerce 400 Newton de fuerza. Es el motor que se enciende durante las 5 maniobras de puesta en órbita del satélite que permiten alcanzar la posición orbital asignada en la órbita geoestacionaria. La computadora de vuelo principal fue desarrollada y fabricada en el país.

Fuente: ARSAT

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.