sábado, 13 de junio de 2015

"Los Pibes" del ICTE

"LOS PIBES" DEL ICTE

Por Javier García, ArgentinaEnElEspacio

El 2 de agosto de 1963 un grupo de jóvenes entusiastas de la cohetería y las ciencias del espacio se reúnen en Sarandí, provincia de Buenos Aires, para fundar el Instituto Civil de Tecnología Espacial (ICTE), asociación que en pocos años llegaría a desarrollar un número importante de cohetes, siendo el más emblemático el Pantera X1 que en 1970 alcanzó los 20km de altura llevando abordo una pequeña mona caí como parte de un experimento.

Miembros del ICTE junto al cohete Pantera
X1 en febrero de 1970. Foto: ICTE
.

A casi 42 años de su fundación, ArgentinaEnElEspacio recuerda aquella entusiasta agrupación de jóvenes que a pesar de contar con escasos recursos materiales llegaron a convertirse en el grupo civil de cohetería más avanzado de Latinoamérica.

El ICTE fue fundado por Roberto Martínez, un joven de apenas 17 años. Su primo poseía un galpón en Sarandí, partido de Avellaneda, y fue allí donde comenzaron a dar forma a su sueño espacial, diseñando y construyendo cohetes.

Los lanzamientos del ICTE pronto comenzaron a llamar la atención de la prensa escrita, la que con frecuencia brindaba difusión de las actividades que "los pibes" desarrollaban. La televisión no fue la excepción: fueron invitados a mostrar sus cohetes en uno de los shows televisivos más importantes de la época.

Preparativos para el lanzamiento de un 
cohete Jaguar en 1965. Foto: ICTE.

En una ocasión fueron invitados incluso a dar una charla ante el personal del Instituto de Investigaciones Científicas y Técnicas de las Fuerzas Armadas (CITEFA) -entre los cuales se encontraba el prestigioso científico Ricardo Dyrgalla, creador del primer motor cohete argentino de combustible líquido AN-1-, quienes estaban deseosos de poder interiorizarse sobre las actividades y lanzamientos que “los pibes” del ICTE venían realizando, y que tanto llamaban la atención de la prensa por aquella época. Un militar directivo de CITEFA le ofreció trabajo dentro de la Institución a algunos de sus miembros, pero la misma fue cordialmente rechazada por éstos.

A medida que el ICTE crecía sumando nuevos miembros a sus filas, también lo hacía en complejidad. Contaba con divisiones de Investigaciones Químicas, Propulsión de Cohetes, Experimentaciones Electrónicas, y Construcciones Técnicas.

Desarrollaron un programa de vectores denominado "Felino", el cual dio origen a diversos cohetes que fueron creciendo en tamaño y complejidad: Gato Negro, Tigre, Jaguar, Guepardo, Leopardo y Pantera. Este último fue el más emblemático de todos. 

Miembros del ICTE en plena tarea de trabajo en 1969. Foto: ICTE.

En los cinco años iniciales de actividad “los pibes” efectuaron nada más ni nada menos que 137 lanzamientos.

El 1 de febrero de 1970 llevan a cabo en la localidad bonaerense de Coronel Brandsen la “Operación Antropos”, en la cual se proponen lanzar un pequeño mono caí de 1,3 kg de peso a bordo de un cohete Pantera. 

El Pantera X1 era un vector diseñado para la exploración de la atmósfera y fue el proyecto más ambicioso del ICTE. El cohete constaba de 2 etapas, poseía una longitud de 3,10 m, y su peso total era de 110 kg. 

Para la Operación Antropos conformaban la carga útil diversos instrumentos, entre ellos un dispositivo de telemetría capaz de transmitir datos vitales del animal durante el vuelo. 

Mediante un gran estampido se elevó al cielo aquél día de febrero el Pantera X1 con su tripulante fémina a bordo, logrando alcanzar los 20 km de altura. Desafortunadamente, un problema que se presentó durante la apertura del paracaídas provocó la rotura del mismo imposibilitando rescatar al Sapajus Apella con vida.

La Operación Antropos fue el último lanzamiento de importancia que realizó el ICTE, cuyo nivel de actividad, por diversos motivos, luego de aquel año, fue mermando paulatinamente. Con el tiempo los lanzamientos se hicieron cada vez más espaciados hasta que el grupo decide abandonar sus actividades en 1973.

En 2003, tras 30 años de inactividad, algunos de sus socios fundadores vuelven a encontrarse para refundar el ICTE. Su primer proyecto es el desarrollo de un cohete sonda que pueda ser utilizado por grupos amateur de cohetería y alumnos de escuelas técnicas, con fines de aprendizaje.

Con el mismo espíritu emprendedor de antaño, el ICTE continúa hoy su labor de difusión de esa ciencia apasionante denominada cohetería. Actualmente colabora con la Escuela Técnica Otto Krause de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en un programa de desarrollo de cohetes sonda y antigranizo en el que participan alumnos y docentes.

Vaya nuestro reconocimiento para "los pibes", por su labor pasada, presente y futura.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.