miércoles, 20 de mayo de 2015

El ARSAT-1 brindará servicios durante 18 años

Sigue a continuación una noticia difundida el día de hoy por la Empresa Argentina de Soluciones Satelitales (ARSAT), destacando que el satélite ARSAT-1 tiene una vida comercial estimada de 18 años, mayor a la proyectada originalmente.

EL ARSAT-1 BRINDARÁ SERVICIOS POR 18 AÑOS

El primer satélite geoestacionario argentino tendrá una vida útil estimada de 18 años, en lugar de los 15 previstos. 


Por eso, el monto de lo que ahorre el Estado nacional en alquiler de capacidad satelital se calcula en alrededor de 440 millones de dólares, casi el doble de lo que costó desarrollar, ensayar, asegurar y lanzar al primer satélite geoestacionario argentino de telecomunicaciones. Por venta de capacidad satelital el ARSAT-1 generará ingresos por 40 millones de dólares al año. Esta semana ARSAT finaliza la migración de clientes del satélite contratado al ARSAT-1.

El ARSAT-1 atraviesa actualmente la fase final de migración de servicios desde el satélite alquilado AMC-6, que quedará concluida esta semana. ARSAT, además, está negociando nuevos contratos que duplicarán la cantidad de clientes a los que la compañía de telecomunicaciones brinda servicios satelitales, que ahora ofrecerá a través del ARSAT-1 y del ARSAT-2 (a lanzarse en septiembre).

Al día de hoy el 96% de los clientes de ARSAT a los que se les ofrecía capacidad satelital desde el AMC-6 reciben los servicios desde el ARSAT-1, que está “encendido” en un 76%. La migración alcanzó al 100% de los megahertz dedicados a usos ocasionales (que hacen, por ejemplo, los móviles de televisión), al 96% de los utilizados para transmisión de datos y al 74% de los correspondientes a servicios de TV.

Lo avanzado del proceso de migración es importante por dos razones: mientras que la empresa de telecomunicaciones del Estado nacional ya redujo significativamente sus erogaciones por contratación de capacidad satelital, con el ARSAT-1 los clientes consiguen la mejor cobertura nacional que haya tenido antes nuestro país para transmisiones satelitales.

En función de dejar de alquilar capacidad satelital, el Estado nacional conseguirá un ahorro de divisas de alrededor de 440 millones dólares. La cifra es casi el doble de lo que costó el ARSAT-1, incluidos gastos en desarrollo, ensayos ambientales, aseguramiento y lanzamiento. Una parte de los gastos en desarrollo (los de ingeniería básica y de detalle) son recurrentes y por eso no tuvieron que desembolsarse nuevamente para el ARSAT-2.

El monto del ahorro por alquiler de capacidad satelital es mayor que el estimado antes de que el ARSAT-1 estuviera en el espacio. Esto responde a que la evaluación preliminar de los resultados de la fase de conducción del satélite desde la órbita elíptica en la que lo dejó el lanzador a la órbita geoestacionaria (a 36 mil kilómetros de la Tierra) permite estimar su vida útil en 18 años, tres años más que lo originalmente previsto.

La precisión con la que se realizaron el seguimiento y las maniobras de puesta en órbita desde la Estación Terrena Benavídez de ARSAT permitieron una optimización del gasto combustible abordo, lo que extiende la vida útil del satélite. En lugar de utilizarse el 80% del total, que es el gasto promedio, se utilizó un 67%.

Dos razones se combinaron para esto: el excelente funcionamiento del software de control del satélite, desarrollado en la Argentina, que proveyó datos precisos para la realización de las maniobras; y la idoneidad del equipo de operaciones satelitales de ARSAT que se preparó más de un año para esta importante tarea, realizada por primera vez por un país latinoamericano.

El negocio satelital tiene la particularidad de ser una actividad que requiere alta inversión en el inicio, pero menores erogaciones a partir de la puesta en funcionamiento, dado que los gastos de mantenimiento y operación son muy reducidos en relación a los ingresos por ventas. Se estima que el ARSAT-1 consiga alrededor de 40 millones de dólares al año por venta de capacidad satelital.

Matías Bianchi, presidente de ARSAT, expresó: “El ARSAT-1 es otro ejemplo de la gran tarea que los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner han realizado en ciencia y tecnología, dos componentes clave para el desarrollo nacional. En lugar de elegir el camino fácil de comprar un satélite en el exterior, el Ministerio de Planificación realizó una altísima inversión en el desarrollo de los primeros satélites geoestacionarios argentinos, que han comprometido el trabajo de técnicos e ingenieros altamente calificados de ARSAT e INVAP. ARSAT es una empresa del Estado y como tal está comprometida con conseguir los mejores resultados económicos de esa inversión, que tiene además grandes beneficios sociales, sobre todo en términos de inclusión digital y desarrollo del sector espacial argentino”.

Fuente: ARSAT

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.