miércoles, 4 de junio de 2014

Se realizó en CEATSA un estudio tendiente a medir el nivel de radiación a la que está sometido el personal que trabaja en los ensayos ambientales de los satélites.

Sigue a continuación parte de una nota publicada el día 30 de mayo en el diario El Litoral.

UN INGENIERO DE LA UTN LOCAL EN EL PRIMER HITO ESPACIAL ARGENTINO

Por Luciano Andreychuk

Un ingeniero de la UTN Santa Fe fue participante directo de uno de los mayores logros que tendrá la historia espacial del país: la construcción del Arsat-1, primer satélite geoestacionario de telecomunicaciones hecho en la Argentina.


Se trata de Juan Fernández, director del Laboratorio de Medición de Campos Electromagnéticos y Ruidos (Lamcem), que depende del Grupo de Investigación de Sistemas Eléctricos de Potencia (Gisep) de la facultad regional local.

Fernández fue convocado por Invap Sociedad del Estado (con sede en Bariloche) para medir la radiación no ionizante de campo electromagnético en el ambiente laboral del satélite (radiación a la que están expuestos los científicos que allí trabajan). El trabajo de medición de radiaciones que realizó Fernández duró una semana (fue durante el mes pasado). Luego lo continuó una semana más Juan Pedro Gallegos, becario y estudiante avanzado de la facultad tecnológica local.

La empresa Arsat (Argentina Soluciones Satelitales) construye el Arsat-1, que será enviado a órbita desde Guayana Francesa en el segundo semestre de este año. Su destino final será a 36 mil kilómetros de distancia de la Tierra. Y su misión: transmitir desde el espacio durante 15 años señales para telefonía celular, Internet, datos y TV digital.

Sobre el trabajo

“Nos convocaron para hacer mediciones de radiaciones no ionizantes a que están expuestas los científicos que están trabajando en el área del satélite del Invap (en una cabina metálica blindada) durante los ensayos mecánicos (de vibraciones, ruidos, etc.) y de telecomunicaciones. Mi trabajo fue medir los niveles de ondas electromagnéticas en ese ámbito laboral, un monitoreo de radiaciones que a valores superiores a los normales pueden ser perjudiciales para la salud humana”, contó Fernández a El Litoral.

Los científicos y técnicos están expuestos a estas radiaciones hasta 12 horas por día. “Afortunadamente, los resultados finales de nuestras mediciones dieron muy bien: no hubo riesgos”, expresó el experto. La metodología de trabajo en el Invap es muy rigurosa. Nada queda librado al azar, todo está planificado con la sincronía de un reloj. “Y nada se deja para mañana: los problemas se resuelven en el hoy, sí o sí. Se trabaja de lunes a lunes, no hay descanso. Me tuve que adaptar a esa forma de trabajar. Fue una experiencia muy buena”, resaltó.

Ocurre que no tiene que haber ninguna falla en el satélite, porque una vez que esté en órbita, tiene que durar en el espacio 15 años, recepcionando y retransmitiendo señales. Sin ninguna falla. “Y si eso no ocurre, si algo sale mal, se tira por la borda el trabajo de siete años, y millones de dólares”, explicó Fernández.

Fuente: El Litoral

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.